Buscar
  • María Fernanda García

Errores comunes a la hora de vestir en el trabajo y cómo evitarlos (para hombres)




Si crees que los hombres la tienen más fácil al momento de vestirse, te equivocas, ellos al igual que las mujeres también pueden cometer desaciertos a pesar de las aparentemente pocas opciones que tienen al momento de vestirse.


Si no leíste la entrada pasada quiero decirte que todos los errores ilustrados en esta entrada son verídicos y están basados en personas y sucesos reales de los cuáles he sido testigo gracias a mi experiencia trabajando en diferentes partes del país dentro de una importante firma de consultoría de recurso humano con la cual visité fábricas, oficinas y empresas de diferentes giros y sectores.


Comencé escribiendo la entrada de este blog desde la comodidad de mi cama en un miércoles a las 10 de la mañana, café en mano y pijama puesta, algo que meses atrás no me hubiera podido permitir gracias a la extensa carga de trabajo que había. Tenía las ideas en mi cabeza pero no encontraba la manera de juntarlas. Después de 30 minutos en los que en vez de escribir escuché música, leí artículos de interés general y revisé LinkedIn, abrumada por la falta de claridad decidí mejor meterme a bañar y cambiarme, lo que me hizo pensar en el primer error, que es más común en los hombres, aunque en mujeres también sucede frecuentemente, así que después de un buen baño y usando mi camisa favorita te comparto el primer error:

  1. Falta de limpieza e higiene: Muchos hombres optan por bañarse por las noches para que esto les ahorre un poco de tiempo por la mañana y tengan unos minutos más de sueño, se levantan de la cama, se cambian y se van a trabajar, o por lo menos eso es lo que nos imaginamos las personas a su alrededor pues podemos ver las marcas de las sábanas en su cara y a pesar de traer el cubrebocas puesto percibimos su aliento mañanero tan poco placentero, además que si a esto sumas X número de horas de trabajo en las cuales es inevitable transpirar, el olor es algo tan desagradable que las personas prefieren evitar acercarse, lo que ocasionará que seas una persona con una presencia desagradable y por supuesto limitará tu ascenso en cualquier lugar.

  2. Piensa en algún jefe o líder que admires, no tienes que conocerlo puede ser un personaje o alguien inventado en tu cabeza si no conoces a alguien así en la vida real, ¿cómo se ve? ¿cómo lo tratan? ¿tiene un olor malo o puedes percibir algún tipo de colonia? ¿se ve limpio? ¿cómo están sus dientes? Recuerda que como te ves, te sientes y te tratan! Así que si te ves como que te acabas de levantar, tu productividad probablemente no será la misma a como sería si te sientes limpio y bien vestido. Así que siempre procura darte un baño antes de ir a trabajar, te sentirás mejor y trabajarás mejor(sin mencionar que tus compañeros lo agradecerán), lleva ropa en buen estado y limpia, si algún accidente como mancharte la camisa, te llega a suceder te voy a dar un consejo: en los supermercados venden "lápices quita manchas" son geniales y te salvarán! cuestan menos de $60

  3. Viste de acuerdo a tu talla & con seguridad. El jefe del área de seguridad e higiene de una empresa manufacturera al que llamaremos "Javier" es responsable de verificar que todos porten su equipo de seguridad correctamente para prevenir accidentes de cualquier índole, a Javier le encanta predicar con el ejemplo, después de que ingresa su huella a la hora de llegada, va a su locker y cambia sus tenis deportivos por unas botas de seguridad, se pone sus lentes de seguridad, casco y tapones para oídos, sin embargo Javier pasa la mitad del día agarrando su pantalón y subiéndolo pues le queda grande y no usa cinturón, aunado a esto sus compañero de piso cuando lo ven venir rápidamente se vuelven a poner sus lentes de seguridad y no precisamente porque Javier imponga autoridad y este sea el protocolo, sino porque quieren cubrirse de un botonazo inesperado ya que su camisa es 2 tallas más pequeña de la que él debería usar.

  4. Parte de lo que se piensa es que la ropa solamente impacta en tu imagen pero te tengo una novedad ¡impacta también en tu seguridad! Si en tu lugar de trabajo te dan uniforme es más fácil pues ya existen protocolos que ayudarán a evitar accidentes, pero si no te lo dan: lleva pantalones que sean de tu talla y usa cinturón para evitar que estos arrastren y puedan hacerte tropezar además que se ven mejor, si la ropa te queda grande transmitirás una sensación de pesadez y torpeza y cuando te queda pequeña parecerás incómodo y sucio, ¿le confiarías algo importante a alguien que te transmite eso? Yo la verdad no lo haría. No lleves tantos accesorios, la oficina no es precisamente el lugar para traer tu cadena de oro o anillos que puedes usar los fines de semana ya que si eres de las personas que tienen que ir a línea y estar en contacto con máquinas algo terrible podría pasar, alguna vez escuché la historia de un señor al que la máquina le arrancó un dedo pues se enganchó con un anillo que tenía en el dedo índice, así que si quieres seguir usando tu anillo y conservar todos tus dedos, no lo uses cerca de máquinas. Opta por ir lo más sencillo y presentable que puedas, con ropa adecuada para tu cuerpo.

  5. Vestir más casual de lo debido, en una ocasión hicimos una macrointervención para integración de equipos, había más de 300 personas entre los cuales había operadores, administrativos y gerentes, la intervención fue un sábado en un jardín muy grande y muy bonito lejos de las instalaciones de una planta Alemana ubicada en el estado de Jalisco, todos los asistentes traían su mejor ropa deportiva dentro de sus posibilidades, claro. En el evento también se encontraba el Director de operaciones, al que tardé mucho tiempo en identificar pues venía despeinado, con una playera arrugada, shorts tipo cargo que no combinaban para nada, calcetas largas y unos tenis bastante sucios, no parecía la persona a cargo de toda esa gente a diferencia de su mano derecha.

  6. Su siguiente al mando, era un hombre que a pesar de vestir ropa deportiva se veía elegante e imponía respeto y sobretodo autoridad, vestía un conjunto deportivo negro con blanco, cabello y barba bien cuidados y peinados y un olor fresco. Todos los asistentes preferían dirigirse a él y esperaban sus indicaciones atentamente, ante esto el Director de Operaciones acababa de perder autoridad frente a alguien con menor mando. Recuerda que aunque sea el viernes casual o un evento fuera de la empresa, desde una carnita asada hasta algún retiro, sigue siendo un tema laboral pues es la gente a la que ves todos los días en la oficina y como te perciban en un ambiente relajado también afectará tu imagen en la oficina

¡Si quieres que te tomen en serio, vístete en serio!


Cuéntame, qué otros errores has visto tú?

73 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo